El que avisa no es traidor, ya os dije que os volvería a hablar de las particularidades de este director londinense (1899). Este post está lleno de sorpresas, no te pierdas la nota del final. Antes de que lo llamaran de Hollywood, el mercado americano estaba saturado de monstruos que salían de lagunas negras, vampiros y licántropos propios de la serie  B, por ello el género de terror adquirió otra dimensión gracias a la mirada de Alfred. El terror psicológico, el simbolismo de los objetos empleados y la mirada subjetiva de los personajes marcaron una corriente que influenció a las generaciones venideras.

 

Pero hoy voy a rescatar una de sus reflexiones referente a su ovofobia y con ello la excusa perfecta para hablaros de una receta francesa que sale en la película Atrapa a un ladrón: Quiche Lorraine.

Los huevos me dan miedo, algo más que miedo, me repugnan. Esas cosas blancas, redondas, sin agujeros… ¿Alguna vez han visto algo más asqueroso que la yema rota de un huevo rebosando ese líquido amarillo?

Alfred Hitchcock

Como veréis a continuación, os voy a demostrar de qué manera se ensaña con los huevos en esta película:

Un bronceado Cary Grant otea el interior de la cocina y recibe el impacto de un huevo, de no haber sido por el cristal se lo hubiese comido. Me he permitido hacer un GIF animado con la escena.
Y en esta otra escena vemos como Jessie Royce Landis, madre de Kelly en el film, apaga su cigarro en la yema de un huevo frito, presumiblemente poco hecho.

atrapaaunladronapagacigarroenhuevo

A pesar de su aversión, era un amante de las tartas saladas (ricas en huevo), y os voy a aportar la prueba en formato fotograma:

quichelorreineatrapaunladron

Las fuentes revelan que nunca renunció al sabor de una suculenta quiche; también se sabe que era un carnívoro empedernido, un hombre que veneraba los tremebundos entrecots, que tenía predilección por el foie, por los hipercalóricos helados de crema y por las patatas fritas, etc.

Receta para hacer una Quiche Lorraine (para cuatro personas):

En alguna ocasión he mencionado que este director era un seguidor acérrimo de  la gastronomía francesa. Pues resulta que este plato es de origen francés, concretamente de la región de Lorena (Nancy). Típico de esa zona son: la quiche Lorena (Lorraine), las magdalenas (de Commercy o de Liverdun), los macarrones (de Boulay o de Nancy), el célebre baba au rhum y la fabulosa ciruela mirabel.

Ingredientes:

  • 1 masa quebrada (las venden hechas)
  • 100 gramos de panceta
  • 300 ml de nata
  • 4 huevos grandes
  • 15 gramos de mantequilla sin sal
  • Nuez Moscada, Pimienta Negra y Sal

Elaboración:

  1. Lo primero será forrar el molde con la masa quebrada y hornearlo durante 15 minutos a 190ºC con calor en el horno arriba y abajo.
  2. Mientras horneas la masa coge una cacerola y añade la mantequilla. Pon a fuego medio y añade la panceta cortada a tiras.
  3. Mientras la panceta toma color coge los huevos y bátelos en un bol con un tercio de una cuchara pequeña con sal, unas pizcas de pimienta y de nuez moscada.
  4. Cuando la panceta esté algo dorada añade la nata, los huevos batidos y si quieres añade también el queso rallado (opcional). Remueve hasta que todo esté bien mezclado, si has usado queso procura que esté  bien derretido. Después lo retiras del fuego.
  5. Cuando la masa esté lista sácala del horno y sube la temperatura hasta 200ºC. Deja enfriar un poco la base del quiche (unos 5 minutos) y después desmóldala.
  6. Ahora solo queda meter el quiche en el horno y dejar a 200ºC (arriba y abajo) durante 22 o 24 minutos, hasta que esté dorado.

Ya puedes sacarla del horno y estará lista para comer. Y si quieres saber más sobre otros platos de esta película no te pierdas el picnic (pollo frío y cerveza) que hace Kelly con Grant con vistas al mar.

Notas interesantes:

Ver una película de Alfred Hitchcock es en parte como tener un libro de Encuentra a Wally, de sobra es conocido su empeño de salir escondido en alguna escena. En Atrapa a un ladrón lo encontramos sentado junto a Grant, verás que a la izquierda vemos un pájaro enjaulado; un guiño a la película Los pájaros, acción recurrente que esconde un trauma infantil; más adelante os hablaré de la profesión del padre de Alfred para que entendáis el estrés al que estuvo sometido en su infancia. Bueno, aquí os dejo al director.

Israel Esteban

Comparte

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Sígueme en las redes


Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinrssyoutubeinstagram